Escorpio

El escorpión

astrologíaDe 24 de octubre a 22 de noviembre. Signo fijo, acuoso, gobernado por Marte. Tradicionalmente la gente se ha venido asustando de Escorpio, ya que es el octavo de los signos y a menudo fue relacionado con la octava casa, la casa de la muerte. Varley le otorga unas características más bien alarmantes: «Ocasionalmente se ha encontrado que Escorpio proporciona una forma humana, cuando está ascendiendo, muy aproximada a la de las serpientes, en la expresión del semblante, especialmente en los ojos y la boca; y cuando ejecuta o dice cosas crueles y amargas, pueden asimilarse a la naturaleza de las culebras, escorpiones, etc.» Este simbolismo animal ha sido recalcado mucho por la mayoría de los astrólogos, pero es sorprendente hallar un escorpión, ordinariamente encontrado en países cálidos y secos, establecido como un signo acuoso. (Del mismo modo, nos hemos informado que algunos tipos de Escorpio modernos poseen cutis muy finos.)
El significado acuoso de Escorpio ha sido explicado de diferentes maneras. Ingrid Lind dice que es la marejada de la estruendosa carga del Niágara. Por otra parte, Barbault la contrasta con el agua de Cáncer (la fuente) y el agua de Piscis (el océano) y la hace esencialmente estancada, agua que se encuentra en los pantanos. Esto no parece ajustar con la energía y la pasión atribuidas a los caracteres de Escorpio, pero Barbault sin duda basa su diagnosis en el hecho de que Escorpio es un signo fijo; después de todo, Cáncer es cardinal y Piscis es mutable.
Estancado o agitado, Escorpio es muy peculiar. Barbault señala que el escorpión es el único animal capaz de matarse a sí mismo (deliberadamente o no) pinchándose con su cola. Y describe el signo como el cementerio del Zodíaco. Pero los lectores que se consideren tipos de Escorpio no deben alarmarse: Escorpio tiene una enorme fuerza vital y puede renacer como el Fénix. Teniendo a Marte de gobernador, muestra dos importantes cualidades marciales: agresividad y erotismo. Barbault escribe que «el signo más asesino es también el más fecundo». Y para explicar las contradicciones aparentes de Escorpio, una vez más, como en el precedente signo de Virgo, recurre al complejo anal.
El Escorpio infante saca el primer gusto del poder en la marmita y ya nunca mira atrás.
Algunos astrólogos modernos prefieren pensar que es el último llegado, Plutón, más que Marte, quien gobierna a Escorpio. Esto sólo resaltaría el lado oscuro del signo, siendo Plutón el señor del mundo del hampa. Mirando al lado claro del signo, se nos ha informado que aunque el hombre de Escorpio no es amigo de complacer y no gusta recibir consejos, puede ser una buena compañía precisamente porque goza tanto con las cosas.
También se nos ha informado que sobresale a menudo como médico o ingeniero práctico, y que las mujeres de Escorpio son excelentes cocineras, y tienden a tener voces inmoderadamente relacionadas con el sexo, como Edith Piaf. Nacidos con Escorpio creciente (que, según algunos, dota al hombre de cualidades espartanas) fueron Nelson, Kemal Ataturk, Goering, Mussolini, Franco, Nietzsche, Goethe, Víctor Hugo y Edgar Alian Poe. Fausto, el gran héroe de Goethe, ha sido tomado como un tipo de Escorpio. Dostoievski, Goebbels y Madame Curie lo tuvieron como signo-Sol. Escorpio, siendo simultáneamente fijo y acuoso, es como los dos signos precedentes, Libra y Virgo, complejo, si no autocontradictorio. El signo siguiente, Sagitario, es mutable, ígneo y rectilíneo.