Piscis

Del 20 de febrero a 20 de marzo

Signo mutable y acuoso. Por ser a la vez mutable y acuoso pudiera haberse pensado que es extralimitador del fluido elemental. Tradicionalmente los tipos de Piscis son propensos a carecer de estabilidad y precisión. Pero el gobernador de este signo es Júpiter (aunque algunos lo sustituyan por Neptuno), que tiende a corregir el equilibrio. El simbolismo del agua adquiere mucho énfasis ante los astrólogos (se dice que los Piscis son maravillosamente adaptables y que de ellos salen buenos actores), pero la verdadera referencia al pez ha decaído en la mayoría de los casos. Varley aporta un ejemplo sobre lo segundo: «Se halló que Piscis significaba a las personas empleadas en las faenas de la pesca, y en otras empresas acuosas… Es un signo bajo el cual han nacido muchos pescadores… y algunas de las personas nacidas bajo él en creciente se parecen a los peces en los ojos, y son en cierto modo conspicuos y flemáticos.»
Los astrólogos modernos no mencionan a los pescadores pero resaltan el hecho de que los Piscis en su mejor momento son idealistas y en el peor, impulsivos. No son individualistas y de hecho apenas parecen conscientes de su propia individualidad. Y ciertamente son apacibles, tímidos, sensibles (a menudo hipersensibles), indecisos y propensos a la melancolía. Algunos se retiran de la vida ordinaria violentamente (los textos astrológicos siempre advierten contra la bebida), otros se retiran al claustro o a los hospitales. Son maleables en extremo, a veces vacilantes, y mantienen un curso cambiante; Barbault dice que el Piscis voluntariamente se pierde en un laberinto. Cuando mienten no lo hacen, de ordinario, intencionadamente, sino como parte de su confusión general. La Luna en Piscis es peligrosa pues alienta las alucinaciones. El Piscis puede sucumbir a la esquizofrenia.
Siendo esto así, no es de extrañar que algunos de los artistas nacidos bajo este signo (podría decirse que es el signo natural de los artistas) hayan tenido una carrera trágica. Fue el signo-Sol del infortunado poeta alemán Hölderlin, que se volvió loco. Nijinsky nació con Piscis en creciente, y también enloqueció. Y el filósofo pesimista alemán Schopenhauer nació bajo Piscis con Saturno muy prominente en su horóscopo. Ejemplo tragicómico de ficción es Mr. Micawber, de Dickens, en David Copperfield, persona que es notoriamente pisciana.
En el lado más claro del cuadro, los Piscis son personas muy amables porque son muy afectuosos. Piscis no sólo está gobernado por Júpiter (que tiende al desagravio, a la timidez, a la neurosis, etcétera), sino que es en este signo en el que Venus está exaltado. Y, fiel a la naturaleza oceánica del signo, el pisceano tiende a «perderse» en el amor. En el esquema de Morrish hay una emergencia similar o fusión, pero aquí es una «liberación» en el océano simbólico del cosmos: hemos alcanzado el punto más alto del yoga o la conciencia espiritual, la parte superior de la escalera zodiacal. Como de costumbre, ésta es la formulación del propio Morrish, pero también él acepta la idea tradicional de la Edad Pisciana, y a semejanza de Gleadow y otros, deplora el hecho de que por todas partes vea él «una destrucción sistemática de los valores de Piscis».