Signo femeninos y masculinos

¿Qué sucede cuando una mujer nace bajo un signo de Fuego o de Aire (es decir, masculino), o cuando un hombre nace bajo un signo de Agua o de Tierra (femenino)?

Mujeres masculinas

• La mujer Aries es valiente, activa, apasionada y conquistadora. Toma a los hombres por asalto, lucha por sus derechos, en la creencia de que es capaz de hacer lo mismo que ellos. Pero, las dificultades comienzan en su vida sentimental. Debe huir de los nativos de signos de Fuego si no quiere hacer de su hogar un campo de batalla. Le conviene buscar hombres femeninos o, en su defecto, de Aire, que se sientan felices de encontrar en ella a una compañera.
• La mujer Géminis conserva toda su vida un falso aire de adolescente. Por eso, es vivaz, divertida, graciosa, inteligente, curiosa, muy conversadora y lúcida. Es muy racional y necesita comunicar lo que siente. Esa actitud hace que los hombres la consideren más como una camarada que como una mujer. Se sienten felices de encontrar en ella a un cómplice, pero no tiene misterio para ellos.
• La mujer Leo es, sin duda, la compañera ideal del hombre ambicioso: lo impulsa con todas sus fuerzas. Su belleza hace las veces de femeneidad, y el hombre está siempre orgulloso de ella. Su misterioso magnetismo atrae a los hombres, pero encuentra casi siempre parejas de signos femeninos o de Aire, como casi todas las nativas de los signos masculinos.
• La mujer Libra: Venus la hace bella, sensible y sentimental, pero, como es de un signo masculino, lleva a su compañero a donde quiere y lo induce a aceptar sus opiniones a fuerza de encanto. Es inteligente, y sabe mostrarse comprensiva y afectuosa.
• La mujer Sagitario es la amazona atraída por el mundo y por todas las formas de aventura. Le gustaría encontrar a un hombre enérgico, pero atrae a los femeninos y débiles,
a quienes trata de transformar según su propio criterio. La vida afectiva de estas mujeres nunca es sencilla.
• La mujer Acuario se interesa por todo tipo de cosas y pone su independencia por encima de todo. Su carácter contradictorio y paradójico, fruto de su regente -Urano-, Dios del Cambio, hace que su vida sentimental sea casi siempre incoherente, pues desea un imposible: vivir una gran pasión sin perder jamás su libertad.

Hombres femeninos

• El hombre Tauro, como signo de Tierra, tiene grandes posibilidades de realizarse. Es muy intuitivo y, a menudo, su sensibilidad lo orienta hacia las actividades artísticas. Se siente cercano a la naturaleza y sabe querer a las mujeres. Es fiel y leal.
• El hombre Cáncer, como signo de Agua, no se encuentra muy cómodo en su situación. Permanece muy apegado a su infancia y difícilmente cortará el estrecho vínculo que lo une a su madre, de la que se siente en cierto modo una prolongación. Es de carácter afectuoso y poético; tiene mucho encanto, pero necesita a una mujer enérgica a su lado.
• El hombre Virgo, signo de Tierra, es realista, muy concreto, sabe lo que quiere, es organizado, pero todo lo que hace lo hace forma humilde y es crítico con sus resultados. Su seguridad le importa demasiado como para acometer grandes proyectos. Le falta sentido de la aventura.
• El hombre Escorpio, signo de Agua, vive atormentado, dominado por las fuerzas ocultas de su inconsciente. Siente que no puede escapar a su femeneidad más que superando su naturaleza instintiva y su sensualidad. Lo logra a veces mediante la filosofía o la mística. Si logra conciliar la naturaleza femenina del Agua con el poder de Plutón -su regente- realiza grandes cosas.
• El hombre Capricornio se siente menos cómodo en este signo que la mujer. Sublima sus frustraciones a través de la ambición: ama el poder, es muy voluntarioso y concretar objetivos lo hace sentirse consciente de su virilidad, es decir, de la capacidad de actuar sobre el mundo para modificarlo. La soledad, el trabajo y la reflexión le permiten satisfacer sus ambiciones, que son grandes. Le cuesta mucho expresar lo que siente.
• El hombre Piscis tiene muchas características femeninas, es sensible, introvertido, a menudo místico y muy atraído por la vida espiritual. Por otra parte, es al tiempo sensual y sobrio. Sin embargo, es a menudo débil: lo dominan sus sentimientos y le falta una armazón sólida desde el punto de vista psicológico para enfrentarse al mundo. Las mujeres lo aman, porque sabe comprenderlas muy bien.

Astrología