Tendencias de Escorpio

La mala fama de Escorpio proviene de lo mal comprendido que es su sentido central: no representa la muerte en su sentido de extinción, sino en el regenerativo, de cumplimiento de un ciclo e iniciación de otro.
Por eso es el signo del intercambio, y se realiza plenamente en la sexualidad.
Así como Tauro representa la sexualidad en su aspecto fecundador, Escorpio lo es en el plano del intercambio social que va implícito en la sexualidad.
Escorpio necesita transformarse en fuerza constructora —se afirma—, y esa fuerza constructora es el sexo en sus aspectos sociales; el sexo como constructor de civilización.
La fuerza sexual del nativo de Escorpión es, por tanto, un medio para alcanzar la liberación de los estrechos límites del yo: un modo de alcanzar un éxtasis en el que el individuo llega a ser más que sí mismo.

Escorpio